¡¡¡No me digas nada!!!
yo te lo digo todo en el
650 77 71 71

Bienvenid@ al Blog:

El Tarot de Beli

(5) - 15 julio 2020

"De lo Invisible".

El Ser Humano es un ser Material. Para moverse pues en este mundo material dispone de todos los medios que la naturaleza le ha dado:



  • manos para tocar,
  • nariz para oler y absorber partículas de oxígeno necesarias para su actividad física,
  • oídos para oír sonidos (producidos y generados por elementos físicos),
  • boca para alimentarse (a base de sólidos o líquidos, pero en ambos casos, de alimentos físicos y palpables). Dentro de este apartado, podríamos descomponer y definir todas las demás partes que conforman la boca con los sensores, lengua y papilas, por ejemplo, que permiten detectar frío, calor, salado, dulce, sabor, etc...,
  • ojos para ver lo que nos rodea, o sea, el mundo físico.

Bien, nos vamos a evitar rodeos e iremos directos a la meta: quitémosle el sentido de la vista a un individuo. Se guiará por el oído, el olfato y el tacto. Siempre se ha dicho que la carencia de un sentido se compensa aumentando los demás.

Quitémosle ahora el olfato, se guiará por el oído y el tacto.

Quitémosle ahora el oído, se guiará por el tacto.

El único sentido del tacto nos permite reconocer gran parte de sensaciones: duro, blando, caliente, frío, líquido, viscoso, etc... Más aún, el tacto también permite leer.

Bien, una persona desprovista de todos sus sentidos, salvo el tacto, ¿sería capaz de desarrollar nuevos sentidos?

Solemos asociar "tacto" con "manos", cuando en realidad, todo el cuerpo percibe sensaciones.

Bastaría que nos quiten todos los sentidos comentados más arriba para que seamos capaces de notar nuevas sensaciones corporales. A más de uno o una les habrá pasado tener los ojos cerrados, pero aún así notar el acercamiento de otra persona. Una sensación que es difícil de explicar, pero se suelen usar las palabras descriptivas de "calor" corporal, o incluso "energía". Otros pocos pueden hablar de "magnetismo" animal.

Para los más materialistas, eso será debido a que inconscientemente, se le ha oído aproximarse, etc...Pero a quien le ha ocurrido, también es consciente de que no ha oído ni escuchado nada en absoluto.

Entonces, ¿cómo se puede explicar esto? Entrarían en juego muchos más conceptos comentados de manera muy somera en otros artículos del blog, como por ejemplo energía, cuerpos astrales (según distintas doctrinas), chakras, el desconocido concepto de "periespíritu", incluso entraría en juego la glándula pineal o tercer ojo.

Lo cierto es que la falta de sentidos agudiza otros más desconocidos que el ser humano posee, pero que tiene olvidados y aletargados. Y de ahí esa gran afirmación: aunque seamos seres físicos, sensoriales y sensuales, no porque no vemos o tocamos una cosa no signifique que no exista. Tan sólo debemos de saber percibirla.

No porque no la vemos no signifique que no esté. A veces miramos en la buena dirección pero hacia el buen punto.

Otras veces oímos bien pero no escuchamos lo importante.

Y otras veces incluso notamos físicamente sensaciones pero no sabemos de dónde vienen.

A pesar de todo esto, estamos más que convencidos que hemos oído algo pero no vemos visto de dónde o qué producía ese sonido. Hemos visto algo pero no hemos podido comprobar qué era, ni de dónde había salido.

Y más preocupante para la mayoría de la gente; hemos notado claramente que nos han tocado, pero no hemos visto quién ni hemos oído a nadie. Pero nadie nos puede obligar a negar la evidencia. Sabemos lo que hemos notado y nadie ni nada nos va a convencer de lo contratio. Repito: no porque no vemos una cosa signifique que no exista.

En comparación, voy a dar un ejemplo más sencillo. Se suele referir a 1492 como el año del descubrimiento del "Nuevo Mundo". ¿Nuevo Mundo para quién? No se conocía esa zona del planeta, pero no significaba que no existiera antes. Por lo que, para los europeos, al no haberlo visto anteriormente, ese mundo no existía...¡pero es innegable de que estaba ahí!

Pues con ese mundo invisible que nos suele unir a los "crédulos" de ese(esos) mundo(s) paralelo(s) pasa lo mismo: ¡¡¡no por no verlo no significa que no exista!!!

Abramos nuestra mente y nuestro campo de visión, y seguramente nos toparemos con algo impensablemente inmenso. Todo está ahí, sólo falta saber mirar...

...leer más

(4) - 19 mayo 2020

De la Reencarnación.

Se ha hablado mucho sobre este tema, y las opiniones están muy compartidas. Muchas Doctrinas desarrolladas a lo largo de los milenios ofrecen puntos de vista muy dispares.

Cuando nos enfretamos a estos conceptos que calificamos de “abstractos”, lo primero que tenemos que hacer es apelar a nuestra propia lógica. ¿Qué coincide con nuestras ideas, y qué no?

El primer punto lógico que nos tenemos que plantear es una de las preguntas que todos y todas nos hemos podido hacer en algún momento de nuestra vida: ¿Por qué se permiten tantas desgracias? ¿Por qué tengo que vivir esto?...

Y como suele pasar, las personas tienen que buscar un culpable a sus desgracias. Ese culpable siempo es “otro”.

Otro pensamiento lógico que nos tenemos que plantear es preguntarnos ¿qué lógica tiene que algunos tengan que pasar unas desgracias excesivamente penosas? ¿qué sentido tiene que algunos dispongan de cuantiosas riquezas mientras otros sufren penurias de bienes más básicos?...

El fundamento de la Vida es complejo, y tristemente nuestro conocimiento no nos permite entender más de lo que podemos. Aunque no le encontremos sentido, segurísimo que todo tiene una expliación.

Ahora bien; la Vida, o mejor dicho laS VidAs, son ciclos. Y el Ser Humano tiene que pasar por todos los ciclos para terminar por encontrar el sentido profundo a la Vida.

Sería muy triste y sin sentido que uno venga a este mundo sólo para sufrir si no hubiese algún tipo de ´recompensa final´. Al igual que sería muy injusto que algunos pudientes puedan ejercer su ´violencia gratuita´ sobre los demás sin recibir ningún ´castigo´ por ello.

Así pues, son muchas las Culturas que están sujetas a la creencia de la Reencarnación (con varios matices según cada cultura). Pero la lógica nos induce a pensar lo cierto de esta creencia.

El incrédulo no termina de entender las penas de su prójimo mientras él mismo no pasa por ellas. Sin embargo, el que empatiza con el necesitado, es porque ya ha pasado por lo mismo (si no directamente en esta vida, posiblemente haya sido en una anterior).

Así pues, la Vida nos hace pasar por Rico, Pobre, Opresor, Oprimido, Hombre, Mujer, Inteligente, Simple, Ágil, Inválido, ...

Todo lo que podéis imaginar, tenemos que pasar por ello.

Y de ahí, que debamos de pasar por todos los estados.

Tengo que avisar sobre una falsa idea muy extendida. No hay Reencarnación “regresiva”. Entended que la creencia de reencarnación a animal no responde a la llamada “Ley de Evolución”.

“Ley de Evolución”...gran y complicado tema que será objeto de otro artículo.

...leer más

(3) - 29 abril 2020

"Todo el mundo dispone de facultades latentes"

Acababa mi último artículo que introducía en el mundo de las energías, diciendo: “El médium, vidente o intuitivo dispone de una mayor sensibilidad a ellas, por lo que dispone de mayor facilidad para notarlas, captarlas e interpretarlas.”

Esto, una vez más, se merece amplias explicaciones, pero intentaré ser muy escueta. Tan sólo deseo orientar a las personas que tienen preocupaciones sobre su vida y sobre su porvenir, a quien tenga inquietudes sobre qué pasa después, a quien tenga preguntas sobre el motivo de la Vida.

El gran defecto del Ser Humano es que se cree superior a cualquier cosa, y ese es lo que lo limita en su visión del mundo real en el que habita.

Pues bien, una vez que ampliamos el campo de visión y nos abrimos a profundizar en lo que nos rodea, se nos abre un abanico de posibilidades y de novedades que hasta ahora no habíamos sospechado.

Las mismas facultades del vidente estás latentes en cada uno de nosotros. Tan sólo hay que ser consciente de ellas.

Una vez que las hayamos tomado en consideración, estaremos en medida de notar esas energías, vibraciones, y quizás algo más.

Una vez que entendamos cómo responden nuestro cuerpo y nuestra mente a lo que nos rodea, y una vez que sepamos reconocer y distinguir esas sencaciones, entonces nuestra manera de ver la vida, y la manera de enfrentarnos a lo que llamamos “problemas”, cambia radicalmente.

Parece fácil, pero no lo es. Algunos lo podemos tener de nacimiento, otros tendrán que rebuscar en lo más profundo de su ser para despertar esas facultades. Seamos conscientes de ello: somos capaces de conectar con esas facultades. Se deben de prestar las circunstancias adecuadas y poner de nuestra parte. Dicho de otra manera; debemos “trabajarlas”.

Y atentos a esta última frase: “Algunos lo podemos tener de nacimiento”...esto será tema de otro artículo.

...leer más

(2) - 16 abril 2020

¿En qué consiste, y cómo se mueve ese mundo de las 'energías'?

Es curioso cómo los espiritualistas, los videntes, o los que creemos en el mundo del Más Allá (por experiencias vividas), tenemos la necesidad y la obligación de apoyarnos también en la llamada “Ciencia Convencional”.

Tristemente, este apoyo no suele ser correspondido, por lo que siempre es una inconmensurable alegría cuando personajes reconocidos del mundo científico se acercan a nuestro mundo “inmaterial”, y se convierten en sus mejores defensores. En otra ocasión hablaré de estos personajes.

Esto me autoriza a citar una de las propiedades químicas más famosas que dice: “La materia no se crea ni se destruye, sólo se tranforma”.

Pues bien; al igual que tenemos claro que el cuerpo humano se descompone y se tranforma en partículas de elementos químicos básicos (oxígeno, carbono, calcio, etc...), ¿qué pasa con esa fuerza vital, esos pensamientos, esos conocimientos adquiridos, esa personalidad, que nos caracteriza a cada uno de nosotros? (Sé que cualquier neurólogo convencional y radical estará en contra de mis palabras, ya que su dogma les enseña que “si no hay actividad cerebral, no existe pensamiento abstracto”)

Pues, que creamos o no, que nos guste o no, pasa lo mismo que con la materia: “ni se crea ni se destruye, sólo se transforma”.

Así pues, toda esa fuerza vital, esa personalidad que teníamos en vida se mantiene, pero transformada. Podríamos definir esa transformación como un “cuerpo emocional”. Sin entrar en detalles, sólo diré que sigue existiendo, en otro “plano”.

Lo interesante, es que estamos capacitados para sentir y notar ese cuerpo, gracias a ese mismo cuerpo emocional que reside en cada uno de nosotros, pero del que, desgraciadamente, la mayoría, no suele ser consciente de ello.

Básicamente, ese cuerpo emocional es el que nos va a transmitir sus sensaciones y emociones mediante las famosas “vibraciones” que desprende.

Hay que tener en cuenta que TODO, absolutamente todo desprende esas vibraciones (que habitualmente traducimos por “energía”). El médium, vidente o intuitivo dispone de una mayor sensibilidad a ellas, por lo que dispone de mayor facilidad para notarlas, captarlas e interpretarlas.

Por supuesto, estas son explicaciones muy reducidas, solamente para aportaros una pequeña introducción a mi mundo, que al fin y al cabo, es el mismo que el vuestro, pero visto desde otro “ángulo”.

...leer más

(1) - 17 enero 2020

Para este año nuevo, quiero estar más cerca de tod@s vosotr@s. Much@s son quienes se han extrañado de lo que han podido vivir en mi consulta, o incluso por consulta telefónica.

Así pues, sin querer entrar en demasiados detalles para este primer artículo, solamente quería puntualizar un par de cosas para daros la oportunidad de entender qué es, y cómo se mueve ese mundo de las “energías”.

Pasaré por alto de momento de que todo el mundo dispone de facultades latentes, porque no es el propósito de este primer artículo. Lo que sí quiero intentar explicar, es que mis consultas no se basan solamente en las cartas. Efectivamente, las cartas son una herramienta de lectura, pero entra en juego otro factor importantísimo que no se suele tomar en cuenta. No se está acostumbrad@ a considerar como facultad (o don) esa herramienta intrínseca al ser humano que es la intuición.

Para explicar de manera muy somera, entendamos que todas las experiencias vividas por las personas sin imposibles de borrar. Así pues, todas las personas arrastran, cargan y pasean con ese equipaje de emociones acumuladas a lo largo de su vida. Todo lo que vivimos nos deja huella y eso no se puede negar. Pues bien, ese equipaje del que nadie se puede librar es con el que conecto para entender cómo está la persona que solicita mis servicios, por qué se encuentra así, qué le ha ocurrido en su pasado, etc.

Pero todo no se para ahí. En efecto, todas las personas con las que nos reunimos a lo largo de nuestra vida también nos van dejando huella de su propio equipaje, bien positivo, bien negativo, y también se consigue conectar con las huellas de esas otras personas que nos han influido, consciente o inconscientemente sobre nuestra situación actual de angustia, malestar o desazón.

¿Cómo se traduce esa conexión con el equipaje emocional de las personas? Principalmente en formas de imágenes mentales, pero incluso se pueden manifestar por sensaciones físicas o emocionales.

Ahora me preguntaréis ¿cuál es entonces el papel de las cartas?

Un@ no está libre de equivocarse a la hora de interpretar una visión o una emoción. Aunque la intuición sea muy desarrollada, por seguridad y por no defraudar a las personas, es más prudente confirmar por dos veces la información captada. Así pues, las cartas responderán a su vez a los mismos estímulos emocionales y no harán más que reafirmar lo que se haya captado.

Con respecto al futuro inmediato (quiero subrayar el matiz de “inmediato”) digamos que como tod@s tenemos ya un destino preestablecido, pues no es otra cosa que una conexión con esa línea de vida que está medio trazada. Tened siempre en cuenta de que disponemos de nuestro libre albedrío, por lo que también se nos presentan siempre, en nuestro camino por la vida, multitud de oportunidades. A nosotr@s nos corresponde saber hacer la elección que mejor responde a nuestra forma de ser.

Por último, recordad que he nombrado en varias ocasiones la palabra “intuición”. Podía haber usado la palabra “inspiración". A mi entender, son dos términos claramente distintos. Puedo explicar la diferencia que establezco entre “intuición” e “inspiración”, pero eso será en otro artículo.

Saludos fraternales.

...leer más
1
Además...paga cómodamente:


® 'No me digas nada, yo te lo diré todo'
Web potenciada por: en colaboración con: